«LE HACEN TODO AL CLIENTE Y TERMINAN FUNDIÉNDOSE»

«La clave para las pymes es especializarse y así ganar calidad y mercado».

 

– ¿Por qué ahora se habla tanto de las pymes?

– Las pymes siempre tuvieron muchas inquietudes y se movieron, lo que pasa es que tal vez ahora desde a fuera se les está dando más importancia. Y eso la verdad es que no sé por qué. Igual para el empresario pyme, siempre lo más importante es lo que él y su gente hacen.

 

– ¿La valorización de las pymes puede ser parte de la revalorización que se le da también al interior del país?
– Esto podría ser. Lo que sí es cierto es que hay un interés renovado por capacitarse y por crecer.

 

– Cuando se habla de pymes se señala también la altísima mortalidad que tienen. ¿Por qué se da esto, en qué fallan?
– La curva de mortalidad de las pymes en el país debe ser de 10 a 12 años en promedio. Pero mientras más años tienen más seguras se vuelven. Hace poco descubrimos esto y salimos a preguntarles qué es lo que hacen bien. Y lo que hacen bien es que la trayectoria se hace con aciertos y errores y esto deja una huella que si el empresario sabe ir levantando esas señales empieza a aparecer una característica muy fuerte. Y esa característica, cuando el empresario pyme la explota y se especializa y ve cuáles cosas tiene que hacer para complementar esa característica, la empresa pyme crece muy fuerte. En el medio de esto, es más fácil decir por qué fracasan. Y la principal causa de fracasos, tanto al principio como después, es que las pymes muchas veces se meten en una competencia maratónica de hacer de todo para el cliente, le ponen más servicios, más productos, lo atienden más, le dan menos precios, le hacen todo al cliente y al final terminan fundiéndose.

 

– A las pymes se las destaca por su poder de generación de empleo, pero también son la mayor fuente de trabajo en negro. ¿Qué se debería hacer con esto?
– Cuanto más años tiene una pyme más formalidad gana. Es cierto que la informalidad es muy fuerte en los comienzos por el ansia misma de crecer y sobrevivir. Para ayudarlas y como alguna vez existió por ley, cuando alguien era formal durante un año y cumplía todas las reglas con la AFIP no se le revisaba más atrás. Esto era muy bueno porque ayudaba y fomentaba la formalización de las pymes. Sería bueno repetirlo.